Mazda MX-5: El Roadster perfecto para quienes siguen a su corazón

Mazda MX-5, un auto que encanta desde el diseño hasta su conducción. Por algo es el roadster más vendido en la historia


30/09/2017 08:52

|

Christian Pérez Vega




Si eres de los que solo usan el cerebro para asegurar siempre las compras más inteligentes, definitivamente este Mazda MX-5 no es para ti. Más bien, es para quienes le hacen caso a su corazón. Y es que no te cabrán  las compras del súper en su cajuela. A menos que solo lleves  dos litros de leche y una caja de cereal. Si piensas llevártelo de vacaciones, tendrás que elegir entre tu novia o una mochila para ocupar el asiento del copiloto. (Aunque siempre puedes enviar tus cosas por paquetería o mirar un tutorial en YouTube sobre cómo meter tu ropa y otros objetos en una pequeña mochila.) En este sentido, tal vez, no es la compra más prudente, pero... ¡qué feliz hace sentir a su conductor! 

La fórmula secreta. Este Miata (como también se le conoce) es el Roadster más vendido en el planeta y ya está en su cuarta generación, la cual fue presentada en 2014. No obstante, esta versión de carrocería Targa que hoy te presentamos, la RF (Retractable Fastback) o de techo rígido, fue presentada a finales de 2016 y, desde entonces, ha tenido una aceptación espectacular.  Más allá de sus cualidades mecánicas, que por cierto no son tan sorprendentes como otros deportivos, su gran atractivo llega por medio del  diseño y las sensaciones de manejo. 

 Masanori Minamisawa fue el responsable de hacer de este MX-5 uno de los Roadsters más bellos de la industria, tanto que hace unos meses la versión RF recibió en Alemania el premio “Red Dot: Best of The Best”, uno de los galardones de diseño más importantes del mundo. El lenguaje de diseño KODO aterrizado en este Mazda alejó esa apariencia bonachona que tenía el modelo en sus generaciones anteriores y hoy se nota como un deportivo, audaz y elegante. Es expresivo desde los mismos faros de diseño afilado que se conjugan con lo ancho de su carrocería para obtener un estilo imponente. Esto se acentúa con su techo rígido eléctrico de tres piezas, mismo que tiene una apertura y cierre en tan solo 13 segundos: verlo retraerse y desplegarse es un espectáculo en sí mismo. 

Por dentro pasa algo muy peculiar: tenemos la esencia de imagen del resto de los Mazda: desde la pantalla táctil sobre el tablero, el cual tiene un diseño limpio (sin muchos botones) hasta las perillas de control del sistema de infoentretenimiento en la consola central. Por cierto, esta última hace las veces de descansabrazos por la altura baja en la que están posicionados los asientos (típico en este tipo de autos). Los mandos al volante dan mucha comodidad y facilidad de uso, lo cual se refuerza con los mandos por voz. Es un habitáculo que te abraza y te hace sentir muy bien. El tema aquí (como lo dijimos antes) está en sus mismas dimensiones. Si bien tiene una distancia de 1.91 m de ancho (de espejo a espejo) y 3.9 m de largo, apenas tiene 1.23 m de alto. Por esto, a las personas de gran tamaño (más de 1. 80 m) les implicará todo un reto el solo hecho de entrar al vehículo.  Ahora bien, al puro estilo de los deportivos biplaza descapotables, el espacio es muy reducido. Por ejemplo, no tiene guantera: los papeles del auto van en la cajuela, a la que apenas le caben 127 litros (hay mochilas con más capacidad). Tiene apenas unos cuantos espacios para guardar cosas como tu cartera y celular. Por tanto, es un auto que no es para cualquiera: solo para los que saben lo que quieren. 

Mención aparte. Uno de los problemas que hay comúnmente en este tipo de autos es el equipo de audio, el cual se ve neutralizado cuando el techo se retrae, pues el sonido del viento interfiere en todo momento en la experiencia auditiva dentro del auto. En el caso de este MX-5 se desarrolló un sistema bastante novedoso, el cual estuvo a cargo de Bose.  La marca elaboró una tecnología para hacer frente a la acústica cambiante que depende de la posición del techo, el ruido ambiental y los sonidos de la carretera. Los ingenieros echaron mano de la tecnología de compensación de ruido Bose AudioPilot 2, el cual ajusta el sonido automáticamente dependiendo de diversos factores, como velocidad y la posición del techo, entre otros. Además se incluyeron los nuevos altavoces UltraNearfield de dos pulgadas dentro de los reposacabezas de los asientos para, así, obtener una experiencia acústica envolvente, aún con el techo abajo. El sistema se completa con un par de altavoces de 6.5 pulgadas en cada puerta, un tweeter de neodimio de una pulgada en los pilares A y un woofer de 5.25 pulgadas en un gabinete que ahorra espacio. También tiene un amplificador digital de siete canales. Sensaciones de manejo. En este punto hay que mencionar varias cosas. En primer plano, está el motor 2.0 litros de 155 hp, que se acopla a una caja automática de seis velocidades, la cual responde rápidamente al pisar el acelerador, y más cuando se recurre al botón Sport. Ahora, si bien, el auto no se distingue por tener un motor poderoso, su respuesta ágil la podemos deducir por la combinación de la potencia y torque del motor, sumado al bajo peso del auto (apenas mil 120 kilos), esto último logrado a través  de  un chasis rígido y ligero que además ayuda a la estabilidad y viveza del auto. También la estructura ayuda, pues fue desarrollada con nuevos materiales más livianos y resistentes que, además, reducen el ruido y las vibraciones dentro del vehículo.

Este modelo tiene la virtud de ofrecer dos sensaciones completamente distintas: con el techo abajo es definitivamente la más agradable al poder disfrutar del viento y la carretera por su baja altura, lo que nos da una sensación muy confortable y confiable. También hay que destacar el equipo de sonido: es increíble la  nitidez del sonido (uno hasta se olvida de andar sin techo). Con el techo en su lugar, bueno, las sensaciones deportivas están a la orden del día, más con su dirección y la posición de manejo baja. Ahora, hablando de la rigidez de las suspensiones, no parecería ser un deportivo nato; es decir, no es tan duro como otros, por lo que permite un nivel alto de confort en caminos dañados. 


Mazda MX-5 es el claro ejemplo de un auto para disfrutar  a costa de la versatilidad. Sin duda, todo aquel que es dueño de un modelo de estos es el conductor más feliz del mundo, su diseño, manejo a techo cerrado o abierto lo hacen una joya para consentir a su piloto.

FICHAMOTOR2.0 litros / 4 cilindrosPOTENCIA 155 hp 6,000 rpmTORQUE  148 lb-pie  4,600 rpm TRANSMISIÓN Automática a 6 velocidadesPRECIO 466,900 pesos1,120 kilogramos,  es el peso en vacío de este pequeño biplaza japonés




Ver articulo completo