Lo que se ve más allá de A través del Espejo

Crimen y Castigo

Librería. Ventas durante la semana pasada (ARCHIVO EL UNIVERSAL)

02/10/2017 00:23

|

Periodistas Cultura




Lo que se ve más allá de A través del Espejo

La poeta María Rivera se echó un tú a tú en Twitter con la dueña de la librería A través del Espejo, Selva Hernández. ¿La razón? La primera hizo observaciones críticas al remate de libros que se lanzó porque los libreros se habían caído con el sismo. La segunda, se defendió. Rivera, escribió, entro otros tuits: “Esto se llama oportunismo: pedir ayuda a medios, sugerir que hay daños (en el inmueble), conseguir publicidad para vender. Lucro con la tragedia. Muy mal”. En ese intercambio de mensajes, Hernández, replicó: “Mejor ven a la librería, te regalaré unos libritos de redaccion, ortografía y métodos de lectura. ¡Ah! Y de análisis de la información”. Y así se siguieron por varios tuits más. Hubo defensores de uno y otro lado. Algunos acusaron a la librera de haber sido poco amable con varios visitantes, de la restricción de 15 minutos para comprar y así agilizar las largas filas de hasta cuatro horas de espera; otros defendieron a la librería y a su dueña y la felicitaron por la iniciativas y le desearon suerte. Esa discusión quedó ahí. Sin embargo, hubo más cuestionamientos, entre ellos, los de tres páginas de Memes de Ciencias Sociales en Facebook, porque recopilaron presuntos mensajes de visitantes que se quejaron de esta venta y de sus organizadores. La librera los acusó de “difamar, propagar mentiras y generar una campaña de odio” y los responsabilizó de “cualquier cosa que me suceda a mí, a mi familia, a la librería, a las personas que allí trabajamos, a los clientes que nos visiten en estos días y en los posteriores”.

Se acabó la fiesta con bandas y cohetes

Nos cuentan que entre las medidas de prevención que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha pedido a los habitantes de algunos pueblos cuyas iglesias y conventos fueron afectados por el sismo está evitar el uso de cohetes, las bandas de viento y cualquier otro ruido intenso que produzca vibraciones que afecten más los monumentos históricos. Y es que para el grado de inestabilidad y fragilidad en que quedaron algunos, cualquier vibración, mal movimiento u otra contingencia podría dañarlos más. Esa medida, sin duda viable para la protección de las joyas arquitectónicas, debería ser bien explicada a la población por las autoridades y especialistas en la defensa y conservación del patrimonio, debido a que en entidades como Morelos, Puebla, Estado de México, donde hubo graves afectaciones, las fiestas patronales con cohetes y música a todo lo que da son la esencia misma de la comunidad y fuente de empleo. ¿Qué culpa tiene el músico?




Ver articulo completo