Corte de caja


03/10/2017 00:50

|

Gerardo Velázquez de Léon




En un torneo tan cambiante, en un futbol tan irregular como el mexicano, no queda más que destacar lo hecho por el Monterrrey, a pesar del empate del fin de semana. El trabajo que ha realizado Antonio Mohamed, para recuperar a un equipo que había perdido por los pleitos y grillas con Edwin Cardona, ha sido bueno.

Hoy, el equipo regiomontano es el más regular del torneo, con la clasificación a la Liguilla asegurada, y no solamente es el hecho de que no ha perdido después de 11 jornadas, sino que es un conjunto equilibrado, además de que tiene una de las mejores ofensivas del balompié nacional. Terminar invicto el Apertura no tendría que preocupar a Mohamed, pero sí mantener la armonía en este vestuario. Los Rayados son uno de los tres mejores equipos, junto al América y el León.

Claro que los leoneses tienen todavía que cargar con el mal arranque que tuvieron, pero la llegada de Gustavo Díaz sanó lo que se había roto con Javier Torrente. Además, tienen a Mauro Boselli, quien se ha enrachado y suma nueve goles para ser el líder entre los máximos anotadores. Pero no sólo es Boselli, también hay que destacar a Elías Hernández y Luis Montes, quienes vuelven a ser importantes para esta institución, que trata de salir de la mediocridad en la que había caído.

Otro que ha recuperado jugadores y ha tenido el valor de separar a quienes no están en sintonía es Miguel Herrera. Ha convencido a Darwin Quintero y Silvio Romero de lo importantes que pueden ser para un equipo que está en la segunda posición, aunque con el pero de la indisciplina, luego de una expulsión más de Guido Rodríguez.

Luego están los fracasos y las malas decisiones. El Guadalajara se encamina al adiós en este torneo, como campeón, debido a los errores de su directiva y su entrenador al momento de armar el equipo. Algunos intentan defender el ridículo con pretextos, como las lesiones y convocatorias al inicio del semestre, pero la verdad es que no supieron manejar a este equipo y no lo armaron como debieron. Tampoco es para correr a Matías Almeyda o que la relación del argentino con la directiva se fracture, pero sí es una llamada de atención para que directivos como José Luis Higuera le bajen al protagonismo en redes y se pongan a trabajar en lo que necesita su cuerpo técnico.

De los Pumas, ya había comentado la pésima gestión de Rodrigo Ares de Parga y Sergio Egea, quienes no tienen la capacidad de autocrítica que se necesita en una crisis tan severa como la que viven.

Mención aparte para el Cruz Azul. No es el más regular, no es el más espectacular, pero regresará a la Liguilla después de casi tres años de ridículos, y puede ser la sorpresa de este torneo, en el que los que mejor han hecho las cosas son los equipos cuyos técnicos han logrado entender que no existe una mejor herramienta para el éxito que el convencimiento.

@gvlo2008

gerardo.velazquez@eluniversalbgwire.com.mx



Ver articulo completo