Jobs: el genio sombrío

A seis años del fallecimiento del genio de Apple te mostramos algunos de sus momentos más oscuros.

El genio que fundó Apple y transformó la manera en la que usamos la tecnología tuvo una vida de claroscuros

06/10/2017 00:05

|

Redacción El Universal




#EnPortada

Ayer jueves, se cumplieron seis años del fallecimiento de Steve Jobs, empresario y cofundador de la empresa mundial de dispositivos móviles, computadoras y servicios de Internet, Apple, marca que por siete años consecutivos ha sido considerada la más valiosa del mundo, según Forbes. Dicha organización, este 2017, valoró a la marca Apple en los 170 mil millones de dólares, lo que representa alrededor del 21% del reciente valor total de mercado de la compañía, de 806 mil millones de dólares.

Y es que, sin duda, Apple no sería lo que es sin la intervención de Jobs. A pesar de que este personaje no era, de suyo, un inventor, era un visionario y entre sus logros está el de transformar la manera en que usamos la tecnología.

Para lograr lo anterior, a lo largo de su vida, fue el líder de equipos de programadores, diseñadores, ingenieros, innovadores y geeks que inventaron, entre otros productos, la computadora de escritorio Macintosh (1984), la desktop iMac (1998), el reproductor de música iPod (2001), la tienda de descarga y gestión de música digital iTunes (2003), también el sistema de reproducción de contenidos multimedia Apple TV (2007), el teléfono inteligente iPhone (2007), la tableta iPad (2010) y el asistente personal basado en inteligencia artificial Siri (2011).

Del lado del software, el sistema operativo conocido actualmente como MacOS también es fruto del ingenio de Jobs y de su grupo de colaboradores. Lo mismo iOS, programa con el que funcionan los iPhone y iPad.

Asimismo, entre sus logros más importantes en su incursión en otras industrias está el de crear a Pixar, estudio de cine especializado en animaciones por computadora que produjo Toy Story y otros grandes éxitos en taquilla.


También se le reconoce el impulso de la transformación de la industria de la música, que, hace apenas unos años basaba sus ganancias en la distribución mediante soportes físicos, como los discos compactos y, ahora, se habla de distribución digital y en streaming, como es el caso de Apple Music, lanzado en 2015.

Sin embargo, también hubo momentos en la vida de Steve Jobs que marcaron lo cambiante de su personalidad. Sin demeritar la importancia de este personaje, te presentamos seis momentos de claroscuros en su vida.

1.Estafó a su amigo. A sus 19 años, Steve Jobs pudo ingresar a la compañía de videojuegos Atari, y fue gracias a que creó un prototipo para jugar “Pong” (el primer título comercial de Atari), que fue contratado. Tiempo después de haber ingresado, Nolan Bushnell, cofundador de Atari, le pidió un trabajo urgente a Jobs, quien le pidió a su amigo Steve Wozniak que le ayudara a crear un videojuego en cuatro días. Según ha relatado Wozniak en diversas ocasiones, en esos cuatro días trabajó en diseñar todo el circuito para que el juego funcionara perfectamente, mientras que Jobs solo trabajaba en la tarjeta física para terminar el trabajo.

Así fue como nació Breakout, un juego por el que les pagaron alrededor de siete mil dólares, pero Wozniak solo recibió 350 dólares. “Steve me había comentado que, por el trabajo, nos pagaron 700, y que me iba a dar un cheque por 350. Tiempo después, descubrí que nos habían dado siete mil dólares por el desarrollo completo del mismo. Quedé impactado, si él me hubiera dicho que necesitaba el dinero, sin pensarlo se lo hubiera dado”.


VER INFO: http://interactivo.eluniversal.com.mx/online/prueba/videos_redes/jobs.mp4

Bushnell pensaba que el joven Jobs era una persona muy decidida y enfocada en su trabajo, que él siempre buscaba la manera de sobresalir y dejar plasmadas sus ideas y posturas, “era

alguien que buscaba completar sus metas de una manera poco inusual; a veces él tomaba atajos para llegar al final, y eso estaba bien, aunque no del todo”, ha comentado en diversas ocasiones Bushnell.

2.Guerra publicitaria En los años ochenta la estrategia fue declarar la guerra a IBM denunciando que ellos querían monopolizar todo, y es por eso que en 1984, durante el medio tiempo del Super Bowl, se presentó uno de los comerciales más icónicos de la marca. En él, una corredora con un mazo, escapaba de unos guardias, mientras otras decenas de hombres miraban hipnotizados un comercial en el que se gritaba “venceremos”. En ese momento, la corredora lanzaba su arma y destruía la pantalla.


Esto representaba la pelea que tenía Apple con IBM. Los “zombis” sentados eran los usuarios de IBM. Todos con un solo color y sin expresiones, mientras que la corredora era vistosa y colorida, y al final del mismo se podía leer: “El 24 de enero, Apple Computer presentará Macintosh, y verán por qué 1984 no será como el libro”, en referencia al texto de G. Orwell.

A pesar de esta constante “guerra” que Jobs mantenía con IBM, hubo un periodo de breve “reconciliación” con la misma, ya que la junta directiva de Apple decidió realizar un acuerdo para el desarrollo de los microprocesadores PowerPC que eran instalados en las Mac. Esto sucedió durante el periodo en que Jobs dejó la dirección de la empresa a finales de los años ochenta y principios de los noventa. A su regreso a Apple, Jobs decidió terminar con esta relación para adoptar los chips de Intel, mismos que consideraba que podían ofrecer un mejor rendimiento. Al parecer, Jobs quería seguir manteniendo esta “guerra” con IBM.

3.No reconoció a su primera hija. Chrisann Brennan entabló una relación con Jobs y, en 1978, nació su hija, la cual no fue reconocida por Jobs hasta 1991, pero algo que ha comentado la ahora reconocida escritora es que, cuando él se enteró de esto, su respuesta fue completamente negativa, argumentando que él no era el padre de esa niña. Tiempo después, cuando Brennan dio a luz, Jobs se presentó: “pensé que él por fin había aceptado a su hija, incluso pasamos toda la tarde buscando un nombre para ella, abrimos un libro de nombres y encontramos uno, él se puso muy feliz, su cara brillaba como su hubiese encontrado algo valioso, el nombre fue Lisa”, afirmó Chrisann en una entrevista realizada por CNN para el trabajo documental “Steve Jobs: The man in the Machine”.

Al mismo tiempo, Jobs buscaba un título para su próxima computadora, la primera que usaría interfaz gráfica, la cual fue llamada “Lisa”, su expareja aseguró que esa fue la razón de buscarla: encontrar un nombre para su computadora, para después negarse nuevamente y escribir una carta donde afirmaba ser estéril.


Posteriormente, la corte de California ordenó una prueba de ADN, la cual comprobó su paternidad, por lo que Jobs no tuvo más opción que pagar una manutención de 500 dólares mensuales. Por su parte, Lisa ha expresado en diversas ocasiones que por una u otra razón la relación no podía darse con naturalidad. Explicó que siempre vio a su padre como un hombre serio que era “muy estricto”.

4.Era mal jefe. Se dice que era muy difícil trabajar con Jobs. Se comenta que sometía a sus empleados a presiones y cargas de trabajo extenuantes. En una entrevista recuperada para el documental de CNN “Steve Jobs: The man in the Machine”, cuando a Jobs se le preguntó sobre qué sucedía con sus compañeros de trabajo y empleados, él aseguraba que todos tenían una perspectiva diferente. Mientras meditaba su respuesta expresó: “muchas personas te pueden decir que trabajar para mí, fue un sueño, un lugar donde podían hacer lo que quisieran sin problemas, pero también existen otros más que dirán lo contrario”, explicó Jobs.

Asimismo, en China, los trabajadores constantemente se quejaban del nivel de exigencia de Apple por cumplir con cuotas de trabajo extensas, además de los bajos salarios que estos tenían. Aunado a esto, muchas de las empresas manufactureras que trabajan desde China para Apple pedían a sus trabajadores que manejaran y desecharan metales a las cañerías que llegaban a ríos de la localidad. En 2010, el activista Ma Jun, contactó a esas y otras empresas para discutir estos problemas e, incluso, contactó personalmente a Jobs para tratar el asunto. Todas las empresas respondieron, excepto Apple. Luego de la salida de Jobs, la empresa de la manzana mordida contactó con el activista, según datos de The Wall Street Journal.

5.Era manipulador y tacaño. En 2011, una demanda colectiva fue presentada por más de 64 mil trabajadores, en donde se exponía que Jobs, Google, Intel y Adobe habían pactado el no contratar a exempleados de unos y otros, fue mundialmente conocida como “La conspiración de Sillicon Valley”. Menos de un mes de la demanda presentada, el cofundador de Google, Sergey Brin, recibió una amenaza de Steve Jobs, el cual a través de un email, escribía en tono manipulador: “significará la guerra si contratas a una de estas personas”. Se puede leer en una investigación presentada dentro del documental “Steve Jobs: The Man in The Machine”.


Por otro lado, trascendió que hace unos años, Andy Serwer, editor de la revista Fortune, contactó con Jobs para la posibilidad de realizar entrevistas y contenido relacionado con Apple, a lo que el Steve supuestamente respondió “Esto va a ser así. Ustedes quieren escribir sobre nosotros, nos convocan, la proponen y nosotros la valoraremos, vamos a crear ideas en conjunto o incluso, si nosotros tenemos la idea, los llamamos, para ver quién va a escribir la nota. Así es como hacemos las cosas en Apple”.

Asimismo, Jobs pensaba que el dar dinero a la caridad era una pérdida de tiempo y que no lograba un gran impacto en las personas, a diferencia de Bill Gates (creador de Microsoft), quien realizaba donaciones millonarias.

6.Fue acusado de fraude. Indirectamente, Steve Jobs estuvo envuelto en acusaciones que tenían que ver con que miles de millones de dólares fueran reportados como ilegales, lo que llevó a la Corte de Estados Unidos a realizar investigaciones minuciosas sobre lo que sucedía con la empresa. Ahí, el entonces presidente financiero de Apple, Fred Anderson, se vio involucrado, según documentos divulgados en el Newsroom de Apple en 2004. En ese proceso, varias personas fueron despedidas de su trabajo, y fueron señalados como los malos ejecutores de dichas acciones, provocando que Apple pagara 3.5 millones de dólares en multas.

Según el especialista en temas de Apple, Alex Gibney, en el mencionado escenario, Apple decidió presentar a Fred Anderson como una de las personas que se encontraban al tanto de todo lo que se realizaba, pero este, sin dolo, omitió informar debidamente a la junta directiva lo que derivó en la comisión indirecta de acciones ilícitas, por lo que la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC), tomó cartas en el asunto.


Aunque la SEC decidió no tomar acciones legales contundentes, las críticas contra la empresa fueron generalizadas. Posteriormente, los abogados de la firma de Cupertino lograron llegar a un acuerdo en donde Apple no aceptaba la culpa ni la negaba, pero accedía a pagar la suma impuesta por la corte.




Ver articulo completo