Exigen pago de salarios en Teotihuacán

Señalan que INAH les debe dos meses de sueldo y no cuentan con condiciones laborales dignas

Foto: Cortesía

05/10/2017 20:07

|

Abida Ventura




Unos 100 trabajadores de cuatro proyectos de investigación y restauración en la zona arqueológica de Teotihuacán exigen al Instituto Nacional de Antropología e Historia que les pague dos meses de salario que les adeuda y que les otorgue condiciones laborales dignas.

Arqueólogos, restauradores e investigadores contratados en proyectos de investigación, como el que se realiza en el Túnel de la pirámide de la Serpiente Emplumada y en el área conocida como La Ventilla, se manifestaron ayer en el sitio arqueológico y colocaron pancartas en la entrada del sitio para pedir a las autoridades del instituto que les paguen los salarios del mes de agosto y septiembre, periodo en el que, dicen, tampoco han recibido una explicación clara de lo que sucede. Ante la falta de respuestas y para ejercer presión, convocan a un mitín hoy en el edificio de Córdoba 45, en la colonia Roma, donde ahora se ubica de manera provisional las oficinas centrales del instituto.

“Al principio, el argumento es que no habíamos firmado contrato, después nos hicieron firmar un segundo que porque el primero estaba mal y que con eso no salía el pago… Posteriormente fuimos a hablar y nos dijeron que era por el temblor, que entendiéramos que era por eso, pero esto es anterior al temblor”, comenta a este diario Daniela López de León, quien colabora en el proyecto de investigación que se realiza en el túnel del Templo de la Serpiente Emplumada, conocido como Proyecto Tlalocan. 

El 29 de septiembre pasado exigieron una solución a las autoridades del INAH a través de una carta, en la que lamentan las condiciones laborales que el instituto ofrece a los que hacen los proyectos de investigación, que son los que están aportando nuevos conocimientos sobre esa gran ciudad. “Hace unos días se dijo que muchas piezas del Proyecto Tlalocan se exhiben en una exposición sobre Teotihuacán en el Museo de Young de San Francisco y lo han estado presumiendo, pero no nos pagan a los trabajadores”, señala López de León.

“Los que estamos sin paga somos los trabajadores por contrato, los que hacemos los proyectos arqueológicos. Las personas con base son custodios, algunos investigadores, que son muy pocos realmente, y los administrativos, todos ellos son basificados, a ellos les pagan puntualmente, pero los que somos investigadores, a los que realmente hacemos este sitio, no nos pagan”, manifiesta.

Consideró que si bien el instituto necesita del personal administrativo, “realmente quien trabaja los sitios son los que tienen proyectos de investigación” e irónicamente son “los menos atendidos”.


Los trabajadores afectados en Teotihuacán son los contratados para los proyectos de investigación en La Ventilla, en el Túnel de la pirámide de la Serpiente Emplumada, los que colaboran en un proyecto de restauración, los de salvamento arqueológico y algunas cuadrillas de trabajadores que dan mantenimiento a algunas áreas de la zona.

Según López de León, esa misma situación viven otros trabajadores que colaboran en proyectos de investigación en la zona arqueológica del Templo Mayor, en Comitán, Chiapas, y otros sitios. 




Ver articulo completo