Alianza que no tiene poderío

La asociación civil que pretenden crear los futbolistas carece de poder jurídico, opina experto

Imago7. Oribe Peralta es uno de los líderes del movimiento de jugadores

06/10/2017 00:30

|

Daniel Blumrosen Juárez




daniel.blumrosen@eluniversal.com.mx

Hay una importante razón por la que la nueva Asociación de Futbolistas en México puede quedar en simple buena intención: no tiene la figura jurídica ni las prerrogativas de un sindicato.

Ricardo Galicia, abogado en derecho deportivo, asegura que “el tema aquí está muy claro: lo que ellos están haciendo es una Asociación Civil, la cual tiene injerencias internas. Ante una posible Junta de Conciliación y Arbitraje, en temas laborales, no”.

“La única figura jurídica que sí tiene es un sindicato o asociación sindical”, agrega el especialista, entrevistado vía telefónica.

El proyecto, que mañana será presentado oficialmente con Carlos Salcido, Christian Giménez y Oribe Peralta a la cabeza, tampoco tendría facultades para emplazar a huelga en caso de abusos laborales contra los jugadores, uno de los principales objetivos que busca este grupo.

“El sindicato es el único facultado para hacer una huelga o pelear un contrato colectivo de trabajo, que —al final del día— son los principales objetivos que buscaría una asociación. Así es como lo maneja la NFL”, recuerda Galicia. “Ese es el objetivo principal por el que los deportistas se agrupan”.

“Aquí en México, con la asociación civil... Tendría cierto peso mediático estar unidos de esta forma, pero no tanto al nivel de exigir situaciones legalmente”.

Así es que les sugiere adoptar la forma jurídica que realmente les permita tener fuerza ante los directivos, tal como sucede en España y Argentina, naciones en las que sí existe una agrupación de futbolistas con peso.

“Para hacer un sindicato es necesario que se reúnan 20 trabajadores, realizar su solicitud ante la autoridad laboral”, comparte. “Aquí en México hay un sindicato abierto de futbolistas y sigue vigente. El gran problema es que, cuando se hizo la primera reunión, no se presentaron los futbolistas. No se sabe si hubo amedrentamiento o les dio miedo o llegaron a un arreglo”.

“Si ellos quisieran hacerlo, la manera correcta es sindical. La asociación civil que hacen no tiene fuerza ante terceros. El sindicato o asociación sindical tiene derecho a realizar huelgas, que es una medida en contra de injusticias laborales o el patrón, facultad que no tendrían estos jugadores asociados y, en dado caso que intentaran algo así, estarían incumpliendo sus respectivos contratos”.

Por lo que este movimiento podría quedarse en una buena intención. No más.



Ver articulo completo