Tribunal español prohíbe sesión de Parlamento catalán

Señala que, de no cumplir, los líderes legislativos podrían enfrentar cargos; presidente Rajoy asegura que la independencia no se llevará a cabo

Los alrededor de 400 policías nacionales alojados en dos hoteles de Pineda de Mar, Barcelona, dejaron los lugares, en medio de gritos de apoyo y de re

06/10/2017 01:53

|

Agencias




Barcelona.— El Tribunal Constitucional de España ordenó ayer suspender la sesión del Parlamento catalán programada para el lunes, durante la cual el gobierno regional pretende declarar la independencia.

En otras ocasiones, las autoridades catalanas han ignorado las órdenes del Tribunal, por lo que no estaba claro si realizarán la sesión y si todas las partes asistirían.

La corte dijo que su orden podría ser apelada, pero advirtió también a la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, y a otros líderes legislativos que podrían ser procesados si se niegan a detener la sesión.

El Tribunal Constitucional de España tiene como mandato garantizar la supremacía de la Constitución y, por lo tanto, tiene jurisdicción sobre todo el territorio y está por encima de las autoridades regionales.

Momentos antes, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, instó al presidente catalán Carles Puigdemont, a cancelar los planes de declaración de independencia y “evitar que se produzcan males mayores”.

En una entrevista con la agencia española EFE, Rajoy señaló que su gobierno no permitirá “de ninguna de las maneras que se produzca la independencia de Cataluña”


Consideró que la mejor solución para la crisis actual es “la vuelta a la legalidad y que quienes han pasado por encima de ella se sitúen donde se sitúan todas las personas normales en las democracias avanzadas y civilizadas. Que digan que no hay declaración unilateral de independencia (...) a la mayor celeridad posible”.

Sobre la posibilidad de un diálogo, dijo: “Yo siempre me he manifestado partidario del diálogo. Ahora, del diálogo para incumplir la ley o liquidar la unidad nacional no soy partidario”.

El miércoles, Puigdemont atenuó su postura desafiante al pedir una mediación en el conflicto, aunque mantuvo el plan de declarar la independencia la semana próxima.

En tanto, la incertidumbre política sobre las intenciones independentistas de Cataluña ha comenzado a extenderse a la economía, provocando la caída de los mercados bursátiles y haciendo que grandes empresas catalanas analicen mudarse a otros lugares de España.


El banco Sabadell, el cuarto más grande del país, anunció ayer su decisión de sacar su sede social de Cataluña y trasladarla a Alicante, medida que tiene un carácter simbólico porque se trata de la sede donde se celebra, por ejemplo, la junta de accionistas y no la fiscal, donde el banco paga impuestos. Los servicios centrales del instituto continuarán en Barcelona.

Por otra parte el CaixaBank, el mayor banco de Cataluña, anunció que hoy celebrará una reunión extraordinaria de su consejo de administración para estudiar el posible traslado de su sede social a las islas Baleares.

La gente pide: ‘Hablemos’. Mientras la bandera independentista prolifera en calles y fachadas de Cataluña y la española se ondea en el resto del país, una bandera blanca se multliplica. Se trata de la iniciativa “Hablamos?” o “Parlem?”, en catalán, la cual busca abrir una la tercera vía que no han sido capaces de encontrar la autoridades nacionales y regionales.

“Sabemos que la convivencia es posible. España es mejor que sus gobernantes y lo ha demostrado en numerosas ocasiones”, se lee en el manifiesto de la iniciativa difundido en redes sociales. “Es hora de estar juntos para mostrarles que han sido incapaces e irreponsables y que existe otro modo de hacer las cosas”. Los organizadores invitan a concentrarse el sábado 7 de octubre a mediodía frente a los ayuntamientos de toda España, sin consignas políticas y con ropa blanca. “Tenemos que decir basta ya a esta espiral, frenar, sentarnos y pensar nuestro país”, invitan.





Ver articulo completo