Daños que el tráfico le hace a tu auto

El tráfico no sólo puede generar estrés y desesperación en el conductor, también produce daños en su auto

Estos se pueden evitar dejando una distancia de seguridad con el auto de en frente

06/03/2018 14:08

|

Redacción Autopistas




El tránsito es uno de los peores enemigos del mexicano. Según un estudio realizado por la consultoría Riva Group un conductor en este país pierde hasta 4 años de su vida en los embotellamientos. Sin embargo, el exceso de autos en la vía no solo afecta a las personas: los autos también pueden sufrir daños importantes debido al tráfico

El primer daño importante es a nuestra economía, más tránsito es similar a más gasto de combustible. Los otros problemas surgen a partir de frenar y arrancar constantemente. Te contamos que partes de tu auto resultan afectadas en el tránsito

-La caja de cambios. Los embotellamientos llevan a las cajas de cambio a hacer un gran esfuerzo, sobre todo en primera velocidad. Mantener tu coche en estas condiciones puede provocar desgaste en los sincronizadores y hacer que el coche “escupa” las marchas. 

También pueden producir un fallo en las varillas de cambio lo que genera dificultad para insertar los cambios.  

Artículo
¿Cuáles son las refacciones y reparaciones más caras?
Si estas piezas se dañan, comprar un coche nuevo no sería tan mala opción

-El sistema de refrigeración. Sobre todo en épocas de calor, pues el aire que entra por la parrilla frontal ayuda a enfriar el motor. Una maquina en mal estado puede sobrecalentarse en estas condiciones. 


-El embrague. Aunque este pedal está diseñado para estarlo pisando constantemente, no es lo mismo utilizarlo cien veces en un kilómetro que 10 veces en 100 km. Una reparación de esta parte es de las más costosas. 

La solución es evitar dar acelerones cuando se arranca y poner la palanca de cambios en neutral cuando el auto esté completamente detenido.


- Frenos. Esperar hasta el último segundo para frenar puede provocar que los frenos se deteriores y se resientan. Estos daños se pueden evitar frenando con la distancia de seguridad, es decir no mantenerse pegado al coche de enfrente.




Ver articulo completo