Zenith: un Defy para los mortales

La futurista colección amplia sus opciones con dos modelos impecables, pensados para cubrir tanto las exigencias de vanguardia, como el gusto por la sobriedad.

Defy Classic Openworked

19/06/2018 15:01

|

Yolanda Ruiz




El Defy nació con la intención literal de acelerar las revoluciones de Zenith, una de las manufacturas más respetadas de la relojería suiza.

Para ello conectó no uno, sino dos golpes certeros en 2017. Primero presentó el cronógrafo Defy El Primero 21, capaz de medir las centésimas de segundo gracias a un mecanismo que late a 360,000 alt/h y es 10 veces más rápido y preciso que su antecesor, el legendario El Primero de 1969.

Luego lanzó el Defy Lab, la gran apuesta de la firma por la innovación y nada menos que el reloj mecánico más exacto del mundo. Esto se logra mediante un oscilador monolítico de silicio monocristalino que reemplaza el volante-espiral como órgano regulador y se llama Oscilador Zenith. Fue creado por el Instituto de Investigación y Desarrollo de la División de Relojería de LVMH.

Con su ADN futurista, el Defy se ha convertido en un estandarte de la casa. Ahora ha llegado el momento de consolidar la colección con el Defy Classic.

Defy Classic Blue-Toned Sunray

Se trata de un guardatiempo con tres manecillas y fecha en dos versiones. Ambas tienen caja de 41 milímetros de diámetro hecha de titanio ultraligero cepillado y se pueden adquirir con brazalete de ese material, correa de caucho recubierta de aligátor azul, o pulsera de caucho azul o negro. La gran diferencia es que uno de los modelos deja al descubierto el mecanismo esqueletado con una estética contemporánea gracias a su acabado ennegrecido. Tiene un disco de fecha recortado sobre una microplaqueta blanca a las 6 horas. La otra versión, más conservadora, presume una esfera azul con decoración rayos de sol, elegante y chic a la vez. En este caso la ventana de fecha está a las 3 horas.


Comparten las manecillas de horas y minutos tipo bastón, el segundero delgado con el contrapeso en forma de estrella, y los índices facetados. Tanto las manecillas como los índices están recubiertos de material luminiscente. El mecanismo fue desarrollado por Zenith y se llama Elite 670. Ya existía, pero ha sido reinterpretado en clave Defy. Integra tecnología de silicio en el áncora y la rueda de escape, uno de los materiales más avanzados que se usan en la relojería, y garantiza 50 horas de reserva de marcha.




Ver articulo completo