La animación tiene potencial económico en el país: Pixelatl

Actividad puede llegar a 13% del PIB; demanda más apoyos; propone que se apueste en la industria del conocimiento

José Iñesta, director general de Pixelatl, asegura que la industria de la animación es resistente a crisis económicas, y en México mucho del contenido no es producido en el país, sino que es importado. Foto: JUAN CARLOS REYES. EL UNIVERSAL

06/08/2018 03:45

|

Miguel Pallares




miguel.pallares@eluniversal.com.mx

La animación para la creación de series, largometrajes y cortometrajes en México es una industria que tiene potencial para aumentar la derrama económica en el país y puede llegar a representar hasta 13% del Producto Interno Bruto (PIB), aunque es necesario dar más apoyos a los productores, afirma José Iñesta, director general de Pixelatl.

“Este sector es resistente a crisis económicas, en algunos países representa entre 11% y 13% del PIB; en México sería el tercer ingreso económico más importante, pero mucho del contenido no es producido en el país, sino que es importado”, explica en entrevista con EL UNIVERSAL.

Pixelatl es una plataforma que organiza un festival de animación y genera convocatorias para promocionar el talento mexicano. Su objetivo es difundir la importancia de la animación y el potencial del sector.

“Según el Inegi, en México 3% del PIB lo aporta la industria creativa, aunque es difícil contabilizar la animación, porque no existe el rubro como tal. El potencial es enorme, está en constante expansión que crece a dos dígitos cada año ”, explica.

Actualmente, los grandes corporativos multinacionales como Disney, DreamWorks, Nickelodeon, Cartoon Network y Discovery Kids controlan esta industria a escala global; en México hay esfuerzos como Ánima, Huevocartoon, Mighty Animation y Boxel Studio.


“En México existen 500 estudios, hay un grupo importante en Guadalajara, otro en la Ciudad de México, y otros en zonas como Mérida, Chihuahua y Tijuana, que tienen mucha producción animada, incluso maquilan a otros estudios”, dice.

Con Andrés Manuel López Obrador como virtual presidente de México, Iñesta dice que es necesario reconsiderar el apoyo al sector para transformar al país y generar una mayor industria del conocimiento.

“Más allá de refinerías y de otros proyectos de inversión, se debería apostar por la industria del conocimiento. En los años 90, una computadora para hacer animación costaba 90 mil dólares, pero hoy puedes hacer animación con celular o una tableta, las herramientas son baratas y el mercado creció”, destaca.

México representa el cuarto país con mayor número de boletos de cine vendidos en el mundo, atrás de países como Estados Unidos y China, pero ese dinero se va a grandes distribuidores y no es propiedad intelectual mexicana, entonces la riqueza sale del país, afirma Iñesta.


“México tiene 29 millones de niños menores de 12 años que consumen 4.5 horas de contenido audiovisual diario no apto para su edad, son contenidos de series de narcotráfico, infidelidades y estamos creando una sociedad sin vida, con aspiraciones malas, que van a querer ser gatilleros o narcos”, opina.

Aunque no hay cifras exactas sobre el mercado, para dar una perspectiva, el personaje animado Peppa Pig alcanzó un valor de 500 millones de dólares en 2014, lo cual incluía las ventas por televisión y diversos productos comercializados. En México, la maquila por minuto de este personaje rondaba los 200 mil pesos.

Sí se puede. Según Pixelatl, en 2017 se generaron 170 largometrajes en México, de los cuales sólo 89 se estrenaron y el resto quedaron guardados, pero únicamente tres recuperaron su inversión.

“Cabe decir que los largometrajes animados siempre recuperan toda su inversión, pero los grandes estudios de animación están produciendo una o dos películas cada año”, asegura Iñesta.


En la Ciudad de México, Alan Ituriel, un joven de la Delegación Xochimilco, recibió una inversión en su estudio por parte de Cartoon Network para la creación de contenido de la serie Villanos, lo cual es considerado un caso de éxito en la industria.

También Mulaka, un videojuego inspirado en la cultura tarahumara y creado por un estudio mexicano llamado Lienzo, fue llevado a la pantalla por Nintendo.

“Tenemos nuevas plataformas como YouTube para hacer modelos rentables y lo que queremos es empoderar a los mexicanos para crear contenido que se venda en todo el mundo, y al mismo tiempo que se pueda impulsar al talento”, afirma.




Ver articulo completo