El futuro del deporte motor mexicano

Entrevistamos a "Pato" O'Ward que con 19 años ha dominado todas las categorías que ha corrido y se perfila como una de las mejores promesas del deporte motor


28/08/2018 13:25

|

Diego Guilbert




Read in English

Patricio O’Ward es un piloto mexicano que, a sus 19 años ya se perfila como una de los talentos del deporte motor con mayor futuro. En este año prácticamente ha dominado la categoría Indy Lights Championship que sirve como antesala al campeonato de monoplazas más popular de Estados Unidos, la IndyCar. 

Ante su inminente ascenso a la categoría donde competirá Fernando Alonso el año que entra, Patricio se define como un piloto joven con chapa a la antigua que prefiere el sonido de un V8 que la tecnología de un eléctrico. Esta semana platicamos con él. 

¿Cómo maneja un piloto tan joven como tú estos inicios de la fama y el tratamiento con los medios de comunicación? ¿Es algo que disfrutas? 

Más allá de si me gusta o no es algo a lo que cualquiera que aspire a ser piloto profesional debe de acostumbrarse. Es parte del deporte y del show de las carreras. Es importante hacer relaciones con gente nueva y la verdad es que a mí me encanta este proceso para estar creando mi nombre. 

Al final del día es muy importante lo que la gente sabe de ti para que te siga y nos guste o no, entre más exposición tengamos, es más fácil conseguir patrocinadores, aficionados y todo lo que un piloto de la actualidad necesita para ser atractivo. 


Es cansado pero la verdad me gusta contar mi historia y mis ambiciones. 

¿Cómo surge tu pasión por el automovilismo? 

Me regalaron un go-kart a los tres años de edad, pero la verdad es que no cuento eso porque, si de por sí soy chaparrito, en ese entonces no alcanzaba ni los pedales. 


Entonces, cuando crecí, ya en 2005 empecé a usarlo y como a los seis me llevaron a ver una carrera en una pista llamada “El Río” en Monterrey y me gustó muchísimo lo que vi. 

Al poco tiempo, le dije a mi papá que quería hacerlo y sin dudarlo, me apoyó desde chico en esta inquietud. Desde entonces, ha sido el primero en darme su respaldo y la verdad, es que ya estamos más allá que para acá para dudar si nos queremos dedicar a esto. 

¿Fue difícil como niño cumplir un sueño tan abstracto como el de ser piloto profesional?


Obviamente, cuando empiezas tan pequeño es fácil empezar a pensar si vas a llegar a la Fórmula 1 o a la IndyCar, pero la verdad ahí es donde se distingue quien lo desea y quien no. Son casi 14 años de chamba constante con una vida completamente distinta a la de cualquier otro niño o adolescente que, a veces, pasa mucho tiempo sin ver un resultado inmediato. 

Naturalmente, cuando subí de clase y a los 14 años empecé con los autos tipo Fórmula aprendí muchísimo y entendí que toda esta espera tenía sentido. 

Pienso todo en retrospectiva y agradezco que todo fue poco a poquito con algunos sacrificios. 2016 fue el año clave donde me di cuenta yo mismo que tenía talento para dedicarme por completo y la verdad es que no fue una decisión difícil pues toda la mesa estaba servida para entregarme a este deporte. 


En unas semanas podríamos estar anunciando tu campeonato en la IndyLight y el inminente paso a la IndyCar, pero más allá de eso, ¿cuáles son tus ambiciones como piloto mexicano? ¿Te interesa algún otro serial?

Estoy completamente enfocado a la IndyCar. Me parece que es un serial extremadamente atractivo que puede tener más seguidores que la Fórmula 1 en un futuro. Es una categoría donde 10 autos pueden ganar carreras y seis o siete de ellos pueden pelear el campeonato y eso la vuelve muy interesante. 

Es triste, pero en la Fórmula 1 solo hay dos coches competitivos y eso la ha vuelto muy aburrida y predecible. Siento que para los fanáticos lo más importante es que las carreras sean peleadas y haya adrenalina por no sabe qué va a pasar cuando inicia la carrera. 

Es un serial con mucho potencial y tomará mucha notoriedad ahora que Fernando Alonso se incorporará a la IndyCar y siento que si le damos un carácter de internacionalidad, puede convertirse en una categoría muy popular. 


Me gustaría que las cosas sucedan como parece que van y eventualmente, ser un embajador para que la IndyCar regrese a México, donde tuvo mucha popularidad con Adrián Fernández. 

Como piloto joven, ¿cuál es tu opinión del automovilismo del futuro con la incorporación de tecnologías eléctricas para hacer a los autos de carreras menos contaminantes?

La verdad yo odio los autos eléctricos. Personalmente, creo que no debería de haber ninguna categoría que compita con autos de este tipo. Considero que el punto de los autos es que se oigan, que expulsen ese sentimiento de los motores y que necesites tapones para no lastimar tus oídos. 


Ojalá nunca me toque correr en autos eléctricos porque me parece una perdedera de tiempo y no hay como los motores que se oyen y con ese sentimiento tan especial que te da la gasolina. Sé que con la tecnología ha habido algunas mejoras pero pensar en un auto completamente eléctrico, para mí es decepcionante. 

¿Qué mensaje le darías a los jóvenes mexicanos que piensan dedicarse al automovilismo profesional?

Nunca se den por vencidos. Las oportunidades para ser piloto en México son muy pocas pero el trabajo constante, la paciencia y la disciplina son las llaves para que se abran las puertas de las oportunidades como me pasó a mí. Si aman al deporte motor, no paren de trabajar por conseguir sus objetivos. 

También es importante saber que sin talento no hay manera de dedicarse a ser piloto y a veces, es frustrante admitirlo pero es mejor enfocar esa energía a otras cosas que también tienen que ver con los autos. Desde ingeniería, hasta la preparación y un sin fin de opciones que pueden mantenernos cerca de los autos.





Ver articulo completo