Arrastra pendiente en seguridad desde 2013

El Presidente pasó de la presunta disminución de la violencia a aceptar que no se logró el objetivo

En cada mensaje, incluyendo el último, en Palacio Nacional, el presidente Enrique Peña Nieto priorizó la profesionalización de los cuerpos policiales. (LUCÍA GODÍNEZ. EL UNIVERSAL)

04/09/2018 02:05

|

Francisco Reséndiz




francisco.resendiz@eluniversal.com.mx

Hace seis años el presidente Enrique Peña Nieto definió como prioridad de su gobierno recuperar la seguridad, la paz y la tranquilidad de los mexicanos a lo largo de todo el país, y bautizó al primero de los cinco grandes ejes de su administración como “México en paz”.

El mensaje de Peña Nieto fue, de destacar la coordinación entre estados, municipios y fuerzas federales y la disminución de la violencia, a reconocer un repunte en los homicidios y, seis años después, a aceptar que su gobierno no alcanzó el objetivo de dar la tranquilidad a los mexicanos.

“Estoy consciente de que no alcanzamos el objetivo de recuperar la paz y la seguridad para los mexicanos en todos los rincones del país. Para hacer realidad este anhelo compartido por todos los mexicanos, se requerirá, sin duda, de un esfuerzo sostenido por largo tiempo, firmemente apoyado con recursos públicos”, dijo ayer en un mensaje a la nación con motivo de su 6to Informe de Gobierno.

En cada uno de sus seis mensajes a la nación con motivo de sus respectivos informes de Gobierno, el presidente Peña señaló la prioridad del combate al crimen y puso sobre la mesa la importancia de las Fuerzas Armadas y la necesidad de profesionalizar los cuerpos policiales y consolidar 32 mandos únicos en el país, misión que, dijo, tampoco se concretó.

El 2 de septiembre de 2013, en el mensaje con motivo de su 1er Informe de Gobierno, Peña Nieto dijo que una de las decisiones de su gobierno fue poner en marcha una nueva política pública en materia de seguridad y justicia con una bolsa de 118 mil millones de pesos.


Presumió que esta nueva política promovía la coordinación entre dependencias federales, entre éstas y entidades federativas, y entre estados y municipios.

El 2 de septiembre de 2014, en el mensaje por su 2do Informe de Gobierno, Peña Nieto comentó que se puso en marcha la política pública de seguridad y procuración de justicia, que sitúa a la persona y el respeto a sus derechos humanos como prioridad, y destacó la coordinación emprendida con los estados y municipios.

En el mensaje por el 3er Informe de Gobierno, dijo que, para hacer frente a la delincuencia, el primer acuerdo fue trabajar en equipo, más allá de filiaciones políticas u órdenes de gobierno, y que se realizaron esfuerzos a partir de cinco regiones operativas para coordinar estrategias.

En el diálogo que desarrolló con jóvenes a modo de mensaje por su 4to Informe de Gobierno, destacó la labor de las Fuerzas Armadas y de las corporaciones federales en el combate al crimen organizado y de la sociedad para desarrollar el Sistema Nacional Anticorrupción. Definió la seguridad y la tranquilidad de los mexicanos como prioridad para los dos últimos años de su gobierno.


En el 5to Informe de Gobierno aseguró que en los primeros cuatro años de su administración se logró disminuir la incidencia de delitos del fuero común por cada 100 mil habitantes, pero que vino un repunte de la violencia. Según el Inegi, entre 2012 y 2015 se redujo la tasa de homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes, al pasar de 22.2 a 17.2, pero ese resultado, dijo, se ha revertido, y por ello los tres órdenes de gobierno “estamos llamados a redoblar esfuerzos”.




Ver articulo completo