Palenque espera tres millones de visitantes

Uno de los retos que debe enfrentar esta zona arqueológica, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1988, es ampliar la oferta de servicios

El tren ampliaría las vías de acceso a la zona de Palenque. FOTO: Luma López / EL UNIVERSAL

10/09/2018 00:59

|

Leobardo Pérez Marín / Enviado




Declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad, la zona arqueológica de Palenque espera recibir, con la construcción del Tren Maya, cerca de 3 millones de visitantes al año, por lo que tendrá que construir y ofertar nuevos servicios como restaurantes, transporte, hospedaje y carreteras.

Para ingresar a esta ciudad prehispánica y parque nacional se tienen dos opciones: taxis especiales cuyo costo es de 100 pesos o bien tomar el transporte colectivo donde tienen que pagar 20 pesos, pero hay que esperar hasta media hora para su salida. Solo hay un acceso, que es una carretera de dos carriles de aproximadamente siete kilómetros, sobre la cual se encuentran otras atracciones y hoteles locales.

La zona arqueológica cuenta con los servicios básicos: taquilla, museo de sitio, venta de souvenirs y comida de la región, pero todo es improvisado, pues no existe un restaurante de gran capacidad o tienda de mayor prestigio, a lo que está acostumbrado el turista que visita Cancún y Playa del Carmen, que es el mercado al que se le está apostando.

Uno de los retos que debe enfrentar esta zona arqueológica cuyo nombre original fue Lakamha, que significa “lugar de las grandes aguas”, es el acceso y otro, los conflictos sociales que se presentan con los pobladores en demanda de diversos servicios.

Hugo López y  Johana Claribel, una pareja que llegó desde Ocotlán, Jalisco vía Tuxtla Gutiérrez, debido a que el aeropuerto de Palenque solo cuenta con dos aerolíneas que ofrecen servicios dos veces a la semana, contaron al EL UNIVERSAL que el trayecto programado de cuatro horas se convirtió en ocho, debido a las manifestaciones y cierre de la carretera por habitantes. Sobre los servicios que ofrecen la zona arqueológica no se quejaron porque son los básicos, pero adviertieron que deben mejorar. “Las personas son muy amables y si nos falta más tiempo, es lo único que falló. En cuanto al transporte fallamos”, dice Hugo, quien señaló que la llegada del Tren Maya ayudaría a la zona.

Y no es el único turista que se queja de los accesos. Blanca Carrera, quien visitó la zona arqueológica con sus amigas desde la Ciudad de México, relató que tuvo que llegar vía aérea por Tuxtla Gutiérrez y que sería la primera en utilizar el Tren Maya en caso de que el proyecto se concrete,  pero advirtió que a Palenque le hace falta mucha infraestructura.


“Sobre todo hoteles, transporte, es un poco difícil y complicado llegar, se ampliaría la carretera. Llegar aquí es un poco largo el trayecto. No es que esté mal pero sugiero que amplíen la carretera porque es un solo carril y necesita servicio”, señaló.

Don Genaro, quien lleva más de 20 años vendiendo bordados de figuras como Pakal, la Reina Roja y los sacrificios dentro de la zona arqueológica, aseguró que la llegada del Tren Maya solo beneficiara al gobierno y que el miedo que tienen es que los saquen de la zona donde se encuentra y sean reubicados, ante la llegada de más turistas.

“Es un beneficio para el gobierno no para nosotros, porque un día vamos a salir de aquí, si nos dan un local en el estacionamiento está bueno pero si no, a ver qué hacemos. Nosotros somos de la comunidad que se llama López Mateo”, refirió.

Pero hay quienes tienen esperanzas que se incremente el número de visitantes, porque ahora solo hay nacionales y europeos procedentes de Francia, Alemania y Rusia, sin embargo, Chan Kin Jorge, uno de los vendedores de “atrapa sueños”, quien viene de la selva Lacandona, aseguró que con la llegada del nuevo tren, la zona puede mejorar y ellos tener mejores servicios.


Otro de los problemas que enfrenta es la falta de un estacionamiento adecuado, existen aproximadamente 40 espacios a las afueras y la cuota que pagas son las monedas que le puedas ofrecer al franelero, y por lo tanto no hay ninguna responsabilidad de cuidarlo.  

La ciudad prehispánica y parque nacional funciona de lunes a domingo y el costo de la entrada es de 70 pesos por persona, solo pueden ingresar agua, para recorrer los templos, los edificios y el área verde. En caso que no hables español, existen traductores y guías de turistas que cobran por prestar estos servicios.

Keiko Tevanishi Castillo, directora de zona arqueológica Palenque, afirma que los recursos que ingresan por las entradas al año, son enviados a las cajas concentradoras de la Secretaria de Hacienda, que ellos no tienen manejo de dinero, solo lo que se les otorga a través de la Secretaria de Cultura.“Todo va a las cuentas concentradoras de hacienda;  todas las zonas arqueológicas son federales; somos una entidad federal, dependemos de la Secretaría de Cultura, de ahí llega a hacienda y  esta dependencia como el gasto nacional lo reparte en la secretaria de cultura y educación”, apuntó

Keiko Tevanishi Castillo reconoció que con las nuevas inversiones que se han anunciado para Palenque, la zona deberá sufrir algunos cambios, sobre todo dijo, en los servicios que ofrece.





Ver articulo completo