Acura se reinventa con la nueva RDX

La marca premium japonesa rompe sus esquemas tradicionalistas presentando una nueva y atrevida RDX en el mercado mexicano


10/09/2018 13:27

|

Diego Guilbert




Acura presenta a la nueva RDX al mercado mexicano con la ambición de terminar con la  tendencia interna de no evolucionar tan rápido. En contraste con la generación anterior, esta SUV no solo es racionalmente atractiva, sino que es ahora una de las opciones más propositivas de su segmento. 

Los diseñadores de esta SUV dejaron de lado las formas conservadoras para dar espacio a los trazos angulares que son  congruentes con lo mostrado en su modelo más arriesgado hasta el momento: el Acura NSX. 

La nueva RDX cuenta con un juego de faros delanteros que es similar al presente en el superdeportivo de la marca y que logra una agradable armonía con la reinterpretación total del diseño de esta camioneta. Ésta ha sido dotada de  un look agresivo que no llega a ser extraño o visualmente estridente para  quienes han gustado de los modelos de la compañía  por más de dos décadas. 

En la versión A-Spec (la cual manejamos) es posible encontrar líneas negras que rematan ciertos trazos de la carrocería para acentuar más este nuevo “carácter deportivo”. Tiene rines en aluminio de 20 pulgadas y un interior que rompe con la tradición conservadora de la marca.


En dicha versión, es imposible dejar de fijarse en varios elementos del interior, empezando por los asientos en piel  que contrastan con partes de alcántara negra para hacerlos similares a los de un deportivo de alto desempeño. 

Para nivelarse con lo ofrecido por las marcas alemanas, los materiales que componen  la cabina de la nueva RDX han mejorado. Hay aluminio pulido en el tablero, en las puertas, los pedales de freno y acelerador. Cuenta con una pantalla de infoentretenimiento de 10.2 pulgadas con las plataformas de vinculación más actuales (Apple CarPlay y Android Auto). 

El volante está elegantemente forrado de una piel de alta calidad con buenas costuras y una enorme cantidad de botones para controlar casi todo el funcionamiento del auto con los dedos. 


La transformación hacia los terrenos de lo “atrevido” en la nueva RDX  no se detiene al llegar al tema del motor.  Como seguimiento de su atractivo aspecto, el desempeño de esta SUV nos dejó con una sensación de que, en el desarrollo del nuevo propulsor, los ingenieros  se soltaron el pelo para sus propios estándares. 

Acura  reemplaza al conocido motor V6 que estaba en la generación anterior por un propulsor de 2.0 litros de cuatro cilindros que está turboalimentado. 


Este motor es capaz de generar 261 caballos de fuerza y 280 libras-pie de torque, los cuales no solo son suficientes para una SUV de su segmento, sino  que también son coherentes con la imagen que transmite su  diseño. 

La dirección es directa, progresiva y muy  fina. La estructura en su construcción  es más fuerte que antes y el ajuste firme de la suspensión provocan que no sea tan suave como el condescendiente apelativo de “camioneta para mamás”.

Esto se acentúa al activar el modo de manejo  “SportPlus”, pues bajo esta configuración, la sensación de conducción vigorosa es justo como lo imaginamos desde que la vimos al llegar a  nuestras oficinas.  


Así, el motor se siente más liberado e, incluso, se producen agradables notas sonoras que son expulsadas mediante un doble escape cromado en la versión que lleva por  nombre “A-Spec”. 

La aceleración de 0 a 100 km/h es realizada en 6.6 segundos, los cuales están dentro del estándar del segmento de lujo, pero a causa del acoplamiento de la nueva transmisión, supone de un mayor tiempo para alcanzar este registro (0.6 segundos) si la comparamos con la  generación anterior de esta misma camioneta. 


Una agradable mejora en este ejemplar recae en la totalidad de su interior, pues más allá de los previamente mencionados buenos materiales que la componen, la nueva RDX es uno de los productos mejor diseñados en términos de funcionalidad de su segmento. 

La colocación de pantalla, tablero, botones para operar la transmisión, descansabrazos y demás elementos con los que el conductor interactúa de manera cotidiana, están excepcionalmente puestos para hacer fácil y cómoda su operación y manipulación. 

La Acura RDX deja de sentirse como una camioneta con ingenuas intenciones de jugar en las grandes ligas de los participantes premium para, punto por punto, presentar una competencia bastante respetable. 

A pesar de que la marca tendrá que quitarse  de encima la imagen de productos con nula emoción, la nueva Acura RDX es una buena manera para mostrar sus nuevas intenciones con una mezcla de exaltación y recato. 


Si tuviéramos que imaginar la transformación de esta camioneta en un ejemplo de la vida diaria, podríamos ubicarlo como el momento en el que nuestra compañera de escuela con las mejores calificaciones con el paso del tiempo se ha transformado en una cantante de rock. 

La nueva Acura RDX iniciará a comercializarse  en nuestro país a mediados de septiembre mediante dos versiones (de manera inicial). Ambas comparten el mismo mecanismo pero con diferencias en el equipamiento de interiores y exteriores. Los precios de éstas van de los $739,900 pesos (TECH) a los $809,900 pesos en la variante que funge como ejemplar tope de gama y que en estas líneas fue descrita.  

Artículo
Llega a México Honda Insight Híbrido
Con un precio de 525 mil pesos y un rendimiento de 31 kilómetros por litro busca competir en un sector dominado por el Toyota Prius




Ver articulo completo