Crónica de un Senado sin edecanes y comida en "tuppers"

Dejar de consumir alimentos a costa del presupuesto, enfrenta resistencias y alienta voluntarios

Foto: Archivo EL UNIVERSAL

11/09/2018 15:15

|

Juan Arvizu




En el Senado sin edecanes, al menos hay un sorbo de agua para despejar la garganta, como le ocurre al legislador Emilio Álvarez Icaza, quien en tribuna se queda sin voz y pide: "Si me regalan agua, por favor".

Un espontáneo le hace el favor de llevarle una botellita de agua a la tribuna, al centro, abajo de la mesa directiva, donde ya se sirven los cafés y en algún momento llegarán las botanas para ir pasando las horas de trabajo.

Por la mañana, la bancada del PRI llevó a cabo su reunión previa a la sesión, y sus integrantes desayunaron de los alimentos del servicio de cocina de la institución. Como siempre.

El coordinador de Morena, Ricardo Monreal Ávila, llegó en la mañana en bicicleta, pero sin portafolios, ni itacate, o como se dice en inglés, "Tupper", la marca de envases de comida herméticos que los mexicanos adoptan como nombre genérico de un producto.

Por lo que toca al presidente de la mesa directiva, Martí Batres, rojo hasta en el Tupper que mostró para consumo de las redes sociales. Eso fue ayer.

La senadora Xóchitl Gálvez lleva su botella plástica con agua de un color que combina con su ropa, a gusto de participar en el ejercicio de austeridad.


Dice que le gusta el reto de Martí Batres, que "traigamos nuestra comida", y este día ha traído ensalada, "a ver si así bajamos de peso".

Espera una sesión larga, de obligatorio tenteempié, y ya se verá si salen a relucir los recipientes herméticos o pasan los vasos con botana y frutas.

afcl




Ver articulo completo