El bullying tocó a Cecilia de la Cueva

La actriz que participa en "L.I.K.E." recuerda el día en que casi le cortaban una oreja

Gabo (Christian Chávez) tendrá una historia de amor con Soledad (Cecilia). Foto: AGUSTÍN SALINAS. EL UNIVERSAL

12/09/2018 00:09

|

Janet Mérida




janet.merida@eluniversal.com.mx

Ceci de la Cueva está lista para comenzar el reto de L.I.K.E. La leyenda, serie que se estrenó este lunes por Las Estrellas y en la que su personaje, Soledad, tendrá una historia de amor y un secreto que se revelará a lo largo de esta primera temporada.

Esta historia también la hace recordar cuando fue víctima de bullying, pues en el contenido hablará de la inclusión y de la urgencia de acabar con este tipo de problemas que no dejan crecer a la sociedad.

“Sufrí un bullying súperfuerte pero creo que si no hubiera sido por eso no sería la mujer que soy ahora. Era por ser demasiado alta, pelirroja, diferente. Me intentaron cortar una oreja, me tiraron a la alberca muchas veces, me enterraron un compás en la espalda”, relató la actriz durante la presentación de la historia hace unos días.

Este tipo de agresiones para nada inocentes de parte de sus compañeros de escuela fueron superadas por el apoyo de su familia. Ahora se encuentra plena y lista para ver el efecto de L.I.K.E. en los jóvenes.

La producción de Pedro Damián abarca varios temas: parejas del mismo sexo, dos madres con una hija adolescente y en extremo religiosa, un joven hijo de un narcotraficante, drogadicción y parejas tóxicas.


Soledad tendrá una historia de amor con el maestro Gabo (Christian Chávez), no tóxica sino compleja. “Soledad vive perdidamente enamorada de Gabriel”, dijo emocionada, pues hoy tiene una gran amistad con Christian que supera la pantalla y que la sorprende, pues fue en esta producción donde se conocieron. La pareja hará un dueto “Déjame amarte”, y vendrán más sorpresas entre ellos.

Sobre si en la realidad Ceci ha experimentado relaciones tóxicas, la cantante señaló:

“Jamás he vivido violencia de pareja, soy una mujer suficientemente fuerte para decir que me quiero mucho yo y que la otra persona arregle sus problemas”.




Ver articulo completo