Las 10 grandes fortunas de la relojería suiza

La aristocracia de la industria mide el tamaño de sus carteras en este ranking que incluye apellidos de abolengo y dinastías emblemáticas, pero también algunas sorpresas

Johann Rupert, accionista mayoritario de Grupo Richemont y presidente de la junta directiva, encabeza la lista de las grandes fortunas de la relojería

13/02/2017 15:13

|

Manuel Martínez




Si las familias que dominan a los dos gigantes de la relojería mundial compitieran en unas vencidas impulsadas por el poder de su músculo financiero, ¿quién ganaría? ¿Los Rupert de Grupo Richemont, propietario de Cartier y Montblanc? ¿O los Hayek de Grupo Swatch, dueño de Omega y Breguet?

Estas preguntas se responden en la lista de las 300 personas más ricas de Suiza, publicada recientemente por la revista de negocios Bilanz y en la que hay varios nombres que están o estuvieron vinculados a la industria relojera de ese país.

Los Rupert se imponen en el duelo en la cima. Johann Rupert es la primera persona ligada al sector que aparece en este ranking, donde ocupa el lugar 24 general.

Con una fortuna estimada en 4 mil 750 millones de francos suizos en 2016, el sudafricano Rupert es el accionista mayoritario de Richemont y presidente de la junta directiva. Anton, su padre, fue un empresario tabacalero, minero, financiero y de bienes de lujo que fundó el conglomerado en 1988. Ahora tiene 19 marcas, entre ellas 11 de relojería y joyería, 28 mil empleados y una capitalización bursátil de 37 mil millones de dólares, según Forbes.

Sin embargo, las dificultades de la industria en los últimos meses le han pasado factura a Rupert, quien en 2015 tenía 750 millones de CHF más que ahora. Esto se relaciona con la caída de 13% en las ventas de Richemont en el primer semestre del año fiscal 2016 y al descenso de 51% en las ganancias, lo que disminuyó el valor de las acciones 26% en los dos últimos años, según Fortune.

El magnate calificó estos resultados como “inaceptables” y adoptó una postura enérgica al eliminar la posición de presidente del consorcio, reestructurar la junta directiva y sustituir a tres CEO de marcas relojeras. Richemont mostró señales de recuperación en el último trimestre de 2016, con un incremento de 6% en las ventas.


Las turbulencias del mercado también han golpeado la cartera de los Hayek, segundo lugar entre los relojeros de la lista y 32 general. Su fortuna se redujo mil 250 millones de CHF de 2015 a 2016, ya que pasó de 5 mil 500 millones a 4 mil 250 millones.

Nick Hayek, CEO de Grupo Swatch, su hermana Nayla, presidenta de la junta directiva, y Marc, hijo de esta última y CEO de Breguet, Blancpain y Jaquet Droz, forman el triunvirato que guía el destino del consorcio creado en 1983 por Nicolas G. Hayek. Fallecido en 2010, el patriarca de esta familia es considerado el salvador de la industria relojera suiza ante la crisis del cuarzo de los años 70, con el lanzamiento del reloj de bajo costo Swatch.

Hoy el grupo es un coloso con 18 marcas de relojería y joyería para todos los segmentos, 35 mil 100 empleados y una capitalización bursátil de 18 mil mdd. Tiene una estructura manufacturera que le permite fabricar la mayoría de los componentes de sus productos y ser uno de los principales proveedores de mecanismos en Suiza.


Pero el año pasado sus ventas cayeron 10.6%, el beneficio neto se redujo 47% y su margen de operación disminuyó a 10.7% (-44.5% en comparación a 2015), la cifra más baja desde 1997. El valor de las acciones ha caído 31% en los dos últimos años.

Nick Hayek ha respondido con un mensaje de optimismo basado en los resultados más recientes de China continental, donde en enero las ventas se incrementaron 50%. El CEO dijo que el crecimiento de ventas del grupo en 2017 puede ser de entre 7% y 10%.

El tercer puesto —47 general— es para la familia Stern, propietaria de Patek Philippe desde 1932, uno de los buques insignia de la alta relojería y reina de las subastas relojeras. El tamaño de su fortuna es de 3 mil 250 millones de CHF, sin variación desde 2015.

Bajo el mando del CEO Thierry Stern y su padre Philippe, esta casa ha crecido hasta tener alrededor de 2 mil empleados, una producción anual de 60 mil relojes y un volumen de negocios de mil 320 millones de CHF.


Para mantener la confianza, Stern hijo ha apostado por no cambiar de ADN ni de filosofía. “Si a dos firmas como Patek y Rolex les va bien es porque mantienen su estrategia a largo plazo”, dijo en una entrevista con Tiempo de Relojes. “Es algo que una empresa familiar se puede permitir al ser ajena a las presiones que tienen los grupos públicos”.

El cuarto sitio (98 general) es para la familia Michel, con una fortuna de mil 750 millones de CHF (mil 250 millones en 2015) derivada principalmente de la industria médica. Lo interesante es que Serge Michel, hijo menor de Willy Michel, es dueño de Armin Strom, firma independiente con relojes de gran complejidad técnica y estética.


Los dos siguientes puestos son ocupados por apellidos de abolengo en el sector.

En el quinto lugar relojero y 100 general aparece la familia Scheufele, dueña de Chopard desde 1963, con mil 750 millones de CHF, igual que en 2015. Dirigida por los hermanos Caroline y Karl-Friedrich, esta marca con prestigio joyero y protagonista en las alfombras rojas se ha ganado el respeto en la relojería de alta gama, gracias a los mecanismos hechos en su manufactura de Fleurier, que acaba de cumplir 20 años.

Chopard tiene cerca de 2 mil empleados que producen unos 75 mil relojes y un número similar de joyas al año, con un volumen de negocio de 570 millones de CHF, según Bilanz.


Las familias Audemars y Piguet, sexto puesto relojero y 139 general, son las únicas de este sector incluidas en el ranking que pueden presumir de un aumento en su fortuna, de 850 millones de CHF en 2015 a 950 millones en 2016.

Audemars Piguet, la firma que sus antepasados establecieron en el poblado suizo de Le Brassus en 1875, también es una de las pocas empresas que han reportado crecimiento de ventas durante la crisis, de 550 millones de CHF en 2011 a 800 millones en 2015.

Esto ha pasado bajo el mando de Jasmine Audemars, presidenta de la junta directiva, y el CEO François-Henry Bennahmias, quienes este año decidieron limitar la producción anual a 40 mil relojes por razones de exclusividad, además de depurar sus colecciones, entre las que el Royal Oak permanece como Rey Midas.


“No queremos aumentar la producción, sino mantenernos estables y trabajar en la calidad y la innovación, lo cual toma tiempo”, dijo Jasmine Audemars a Tiempo de Relojes. “Nuestro valor es permanecer como una empresa de relojes exclusivos”.

El séptimo lugar relojero y 153 general es para la familia Schneider, con 750 millones de CHF (igual que en 2015), que adquirió Breitling en 1979. Con 400 empleados y ventas por 370 millones de CHF, su producción anual asciende a 750 mil relojes. En noviembre de 2016, Bloomberg reportó que la marca estaría en las primeras etapas de un proceso de venta, aunque hasta ahora no se sabe de un comprador. 

En el octavo puesto (233 general) están las familias Bernheim y Weil, de Raymond Weil, con 275 millones de CHF, sin cambio con 2015. Las ventas anuales de la firma se calculan en 210 millones de CHF y su rendimiento se considera estable.

El noveno lugar (253 general) es para el armenio Vartan Sirmakes, con 225 millones de CHF (sin variación), quien creó la marca independiente Franck Muller junto con el relojero homónimo, llamado el “maestro de las complicaciones” por sus productos innovadores. La marca vende unos 285 millones de CHF de joyería y relojería al año, según Watches by SJX. Simarkes se ha convertido en el accionista mayoritario por encima del propio Muller.


Una sorpresa viene al final de la lista, con el número 10 relojero y 272 general. Se trata de Jean-Claude Biver, con 175 millones de CHF producto de las ventas de Blancpain a Grupo Swatch en 1992 y de Hublot a LVMH en 2008. Biver es una fuerza de la naturaleza, genio del marketing y líder del sector. No solo es presidente de la división de relojería de LVMH, sino que funge como CEO interino de Zenith y CEO de TAG Heuer, a la que ha convertido en una marca relevante para los millennials entre otras cosas gracias al lanzamiento de un reloj conectado. Todo a sus 67 años.

¿QUIÉN ES QUIÉN?

Con base en la lista de las 300 personas más ricas de Suiza de la revista Bilanz, Tiempo de Relojes ha elaborado este ranking con las 10 grandes fortunas ligadas al sector relojero. Hay otros nombres que ya no están activos en el sector o cuyo negocio principal es la relojería, por lo que no fueron incluidos.


1. Johann Rupert, Richemont Group

Fortuna estimada: 4,750 millones de francos suizos (CHF)

Posición ranking 300 más ricos de Suiza: 24

2. Familia Hayek, Swatch Group


Fortuna estimada: 4,250 millones de francos suizos (CHF)

Posición ranking 300 más ricos de Suiza: 32

3. Familia Stern, Patek Philippe

Fortuna estimada: 3,250 millones de francos suizos (CHF)


Posición ranking 300 más ricos de Suiza: 47

4. Familia Michel, Armin Strom

Fortuna estimada: 1,750 millones de francos suizos (CHF)

Posición ranking 300 más ricos de Suiza: 98


5. Familia Scheufele, Chopard

Fortuna estimada: 1,750 millones de francos suizos (CHF)

Posición ranking 300 más ricos de Suiza: 100

6. Familias Audemars y Piguet, Audemars Piguet


Fortuna estimada: 950 millones de francos suizos (CHF)

Posición ranking 300 más ricos de Suiza: 139

7. Familia Schneider, Breitling

Fortuna estimada: 750 millones de francos suizos (CHF)


Posición ranking 300 más ricos de Suiza: 153

8. Familias Bernheim y Weil, Raymond Weil

Fortuna estimada: 275 millones de francos suizos (CHF)

Posición ranking 300 más ricos de Suiza: 233


9. Vartan Sirmakes, Franck Muller

Fortuna estimada: 225 millones de francos suizos (CHF)

Posición ranking 300 más ricos de Suiza: 253

10. Jean-Claude Biver, Blancpain, Hublot


Fortuna estimada: 175 millones de francos suizos (CHF)

Posición ranking 300 más ricos de Suiza: 272




Ver articulo completo