Trilogía vintage de Omega

Omega celebra 60 años del nacimiento de tres clásicos de la firma con una edición especial que los reúne casi idénticos a los originales. Este año nacen otra vez el Seamaster 300, el Railmaster y el Speedmaster. Solo para coleccionistas.


22/03/2017 15:04

|

Israel Pompa-Alcalá




Existe un dicho popular que reza: "No es lo mismo los Tres Mosqueteros que 20 años después", en clara alusión a los estragos que el tiempo hace sobre las personas. Pues bien, para demostrar lo erróneo de esa idea, Omega decide dar un salto no de 20, sino de 60 años en el tiempo, hasta el mítico 1957, fecha en la cual la firma se hizo con un récord: crear tres relojes que se hicieron clásicos en un año: el Seamaster 300, el Railmaster y el Speedmaster.

Estos guardatiempos se convirtieron en clásicos instantáneos gracias a su estética y poderío mecánico. Para celebrar seis décadas de este trío de ases, la firma decide relanzar estos relojes en una edición limitada, que si bien tiene algunos toques del siglo XXI, respetan el espíritu del año 57, gracias a tecnología de escaneo digital exclusiva, que permite hacer representaciones exactas de los relojes originales.

El primero de estos relojes es el Seamaster 300 60th Anniversary Master Chronometer 39 mm, que se presenta con su característica esfera negra, aguja horaria broad arrow, bisel bidireccional de inmersión e índices horarios encastrados. La versión 2017 incorpora un bisel de aluminio negro y mantiene en la corona el signo Naiada del original, así como un caballo de mar en el fondo de la caja, dibujado exactamente igual al de 1957. Presenta el calibre Omega Master Chronometer 8806 y garantía de 4 años.

El segundo es el Railmaster 60th Anniversary Master Chronometer 38 mm. Este reloj antimagnético de doble caja fue pensado para que lo portaran científicos, técnicos y todo aquel que trabajara cerca de campos eléctricos. Si bien mantiene el estilo sencillo de su antecesor, se han encastrado aún más los índices, para luego ser rellenados con SuperLuminova, para hacerlo más legible en la oscuridad. Cuenta con el mismo calibre Omega Master Chronometer 8806, que resiste campos magnéticos de hasta 16,000 Gauss y también goza 4 años de garantía.


Por último, el Speedmaster 60th Anniversary 38.6 mm, mejor conocido como Broad Arrow  por sus inconfundibles agujas. Esta pieza no solo fue el primer Speedmaster de la historia, sino también el primer cronógrafo de pulsera en el mundo con escala taquimétrica en el bisel en lugar de llevarla impresa en la esfera. En esta renovada versión, los signos se han vuelto a dibujar para hacer juego con la escala original de 1957. Lleva como corazón el calibre 1861 de Omega.

Los tres relojes pueden ser adquiridos por separado, o bien, en una presentación única: un estuche de madera en roble suizo que lleva grabado en la tapa el caballito de mar de 1957, así como una placa con la leyenda "Trilogy 60th Anniversary, 001/557", cifra que indica las unidades a las que se limita.




Ver articulo completo