Teatro de NY rechaza ceder ante un Trump shakespeariano

The Publich Theater apoya la producción "Julio César" donde se compara al emperador con el presidente de EU

Foto: AP

12/06/2017 17:20

|

AP




Un nuevo y atrevido montaje de la obra Julio César de William Shakespeare ha tocado fibras sensibles para algunos fans de la Casa Blanca.

Delta Air Lines y Bank of America retiraron su patrocinio a la versión de The Public Theater de la obra escrita cerca de 1599, en la que un dictador parecido a Donald Trump, vestido con traje sastre y una larga corbata, es asesinado a puñaladas en el escenario.

The Public se negó a ceder el lunes, y señaló en un comunicado que apoya “completamente” la producción. Dijo que su puesta ha “provocado una discusión acalorada”, pero que “esa discusión es exactamente la meta para nuestro teatro con compromiso público, este discurso es la base de una democracia saludable”.

Otro de los que apoyaron la propuesta fue Scott M. Stringer, auditor de Nueva York, quien tuiteó sarcásticamente para Delta y Bank of America: “Qué error. De hecho leer Julio César podría ayudarles en el futuro. Les estoy mandando una copia por correo”.

La muerte violenta de este César moderno a manos de conspiradores llega poco después de que la comediante Kathy Griffin fuera duramente criticada por publicar una fotografía en la que sostenía lo que parecía una cabeza decapitada y ensangrentada de Trump.

Aunque la versión del Public Theater del clásico de Shakespeare no altera la original, retrata a César en una tina dorada y con una esposa eslava que hace pucheros. El nombre de Trump nunca se menciona, pero la respuesta fue casi inmediata.


El domingo, Donald Trump Jr. retuiteó un artículo de Fox News sobre la obra y escribió: “Me pregunto, ¿cuánto de este ‘arte’ es financiado por los contribuyentes? Pregunta seria, ¿cuándo se convierte el ‘arte’ en mensaje político y cambia eso las cosas?”.

Artículo
Delta Air Lines y Bank of America retiraron su apoyo a The Public Theater

Delta respondió diciendo que “la dirección artística y creativa cruzó la línea en los estándares del buen gusto". American Express dijo que no retiraría su patrocinio, pero el lunes expresó en un comunicado: “No aprobamos esta interpretación de la obra”.

Bank of America dijo que estaba desconcertado por la obra. Señaló que el Public Theater eligió presentarla “para provocar y ofender” sin el conocimiento del banco. “Si nos hubiesen informado esta intención, habríamos decidido no patrocinarla”, dijo.


Julio César termina sus funciones el domingo. La comedia Sueño de una noche de verano comenzará a presentarse en Central Park el 11 de julio bajo la dirección de Lear deBessonet.

La dependencia oficial National Endowment for the Arts, que proporciona fondos federales a proyectos artísticos y que Trump alguna vez propuso eliminar, señaló en un comunicado que aunque el programa de Shakespeare de Public ha recibido su apoyo en el pasado, no recibió nada para Julio César o para fondos de apoyo al Public a través del Consejo para las Artes del Estado de Nueva York.

Los amantes del teatro señalaron rápidamente que una gira nacional de Julio César en 2012 de The Acting Company tuvo un César interpretado por un actor negro con un traje sastre moderno que se parecía al entonces presidente Barack Obama. Los patrocinadores del Guthrie Theater aparentemente no tuvieron objeciones, incluyendo a Delta, cuando esa obra llegó a Minneapolis.

Artículo
Una obra de teatro establece una analogía entre el emperador romano y el mandatario estadounidense

The Public ha protegido por años su papel como incubadora de obras provocadoras y desafiantes, sin miedo a montar piezas que comentan sobre eventos actuales o de adecuar las obras de Shakespeare a temas modernos.

Ha tenido a Trump en la mira antes. The Public es la misma institución que creó el megaéxito Hamilton, cuyo elenco suplicó al entonces vicepresidente Mike Pence que apoyara la diversidad, y donde Meryl Streep se puso autobronceador y un traje de gorda el verano pasado para imitar a Trump en una gala para recaudar fondos.

Laurence Maslon, administrador y profesor de arte en la Escuela de Arte Tisch de la Universidad de Nueva York, dijo que era hipócrita que las grandes empresas que han apoyado al Public Theater y disfrutado de apropiarse de su vibra citadina atractiva suenen alarmadas ahora.

“Tienen que saber en qué se meten”, dijo al tiempo que agregó que Public tiene “50 años del trabajo más provocador e involucrado con la política. Se llama The Public Theater por una razón”.


nrv




Ver articulo completo