Contaduría. Una de las carreras más demandadas

Ni el tiempo ni la tecnología han reemplazado el papel de estos profesionales, pero hoy, el mundo laboral exige que ellos tengan más habilidades que las técnicas

DANTE DE LA VEGA. EL UNIVERSAL

16/08/2017 02:47

|

Mariana F. Maldonado




Los años ni el desarrollo tecnológico han hecho que los contadores dejen de ser indispensables para el funcionamiento de una empresa. La naturaleza de la contaduría hace que ésta nunca se vaya a dejar de lado en las organizaciones a escala mundial, e incluso, hace que estos profesionales sean hoy más que nunca los más buscados. Esta profesión está a la cabeza de las posiciones más demandadas y en las que cuesta más trabajo encontrar el perfil adecuado, de acuerdo con varias mediciones.

 Un informe de OCCMundial sostiene que el contador y el auxiliar contable han sido los puestos más demandados entre enero y julio de 2017. Pero no sólo en este año, sino que en 2015 y 2016 esta profesión también ocupó los primeros lugares de la lista de las posiciones que más buscan las organizaciones.

“Cualquier  empresario necesita la figura del contador, ya sea para cubrir impuestos o para sacar estados financieros. La figura del contador va a ser muy difícil que desaparezca, por más que hoy la Secretaría de Hacienda diga que pagar impuestos es muy fácil”, explica  Abraham  Vergara, coordinador de contaduría y gestión empresarial de la Universidad Iberoamericana. Es que incluso aunque los procesos para el pago de impuestos, el constante cambio de la miscelánea fiscal y de la forma en la que hay que pagar exigen que un profesional esté al tanto de esta labor.

Más que arrastrar el lápiz

En un entorno global como el actual, los profesionales de esta área tomarán un papel aún más relevante en las decisiones de negocio de las empresas en los próximos años, sostiene el Reporte Laboral México 2016. Esta profesión está lejos de ser lo que era hace muchos años, cuando incluso se les llamaba “tenedores de libros”, en referencia a que sólo se encargaban de registrar en los libros las operaciones de la empresa.

“El contador debería ser visto más que como un arrastra lápiz, como un socio de la empresa, porque es el que la conoce desde los cimientos hasta donde puede ir la organización, para que precisamente el empresario tome esas decisiones de estrategia”, explica Vergara. Hoy, estos profesionales deben ser capaces de  tomar decisiones estratégicas que incluso involucren otras áreas de la empresa, liderar equipos y de manejar tecnología que mejore procesos.


La contaduría puede sonar a que es una profesión muy homogénea, pero la realidad es que tiene distintas áreas de especialización en las que hoy los profesionales encontrarán cabida laboral. “Hay un mundo, el contador no sólo se dedica al cargo y al abono, sino que se dedica a la parte fiscal, auditoría, costos, finanzas incluso son mucho mejores emprendedores”, explica el especialista de la Ibero.

Otras habilidades además de las técnicas

Como en todas las carreras en la actualidad, los profesionales necesitan tener muchas más habilidades de las que lo técnico de su profesión requiere, por ejemplo, hablar inglés.

Entre las habilidades que hoy los contadores necesitan se encuentra el dominio del inglés avanzado o bilingüe, ya que esto se ha vuelto esencial a la hora de reclutar estas posiciones. “El idioma toma un rol bastante importante ya que las compañías, debido a su crecimiento y posicionamiento en el extranjero, requieren total dominio del idioma. Es un factor clave para que los candidatos logren un crecimiento acelerado dentro de cualquier organización”, explica Pilar Soriano, una consultora de Hays México en esta área.


Junto al idioma, también se encuentran las habilidades llamadas “suaves” y que se refieren al trabajo en equipo —algo que en especial a estos profesionistas suele costarles trabajo—, liderazgo e inteligencia emocional.

Al final, no hay puesto que no necesite inteligencia emocional, esta habilidad que es necesaria tanto para gestionar y reconocer las propias emociones como para hacer lo propio con las de los otros. Hoy, conocer sólo de la propia profesión y carecer de todas estas habilidades quedó atrás. Las empresas buscan colaboradores integrales    que puedan resolver las tareas técnicas, pero que también puedan generar un ambiente de equipo que favorezca el cumplimiento de metas.

Escasez de talento

A pesar de que esta profesión sigue tan vigente como lo estaba hace miles de años, las empresas tienen dificultades para encontrar talento que cubra posiciones en áreas de contabilidad y finanzas, según sostiene Pilar Soriano, una consultora de Hays México en esta área.


Entre otras causas, esto tiene que ver con que las carreras administrativas y contables ya no son de interés para los jóvenes ni para muchas universidades, las cuales han decidido cerrar los programas de estudio de estas carreras por la baja demanda, asegura la especialista. En ésta, como en casi todo el ámbito laboral en México, la falta del talento que se necesita es una constante y hace que las empresas tengan dificultades de encontrar lo que necesitan.

Un problema: el salario

Si bien esta profesión es altamente demandada, es necesario decir que los salarios distan mucho de ser adecuados para quien se dedica a ello, señalan varios análisis

“Es cierto que es muy demandada, pero el problema es el salario”, coincide  Abraham  Vergara, coordinador de contaduría y gestión empresarial de la Universidad Iberoamericana.


Lo que el académico explica es que los egresados se enfrentan a trabajos mal remunerados, los cuales toman por falta de mayores oportunidades, lo cual se hace especialmente patente para egresados de escuelas públicas.

En este sentido, las perspectivas no son muy halagadoras. De acuerdo con la Guía Salarial para Contabilidad y Finanzas en América Latina 2016 realizada por Hays, la percepción de falta de oportunidades para crecer, los salarios bajos y las preocupaciones derivadas de la estabilidad laboral son las razones por las que la mayoría (45%) de los profesionales de contabilidad y finanzas en México están anticipando cambiar de trabajo en los siguientes seis meses.

“Los hallazgos también indican que un número importante de empleados no se sienten entusiasmados con sus perspectivas actuales, tampoco felices con sus salarios ni estables en sus trabajos”, señala esta guía.

La situación no es exclusiva de México, también en Colombia, Chile y Brasil, en donde fue levantada esta encuesta, 41% siente que no hay crecimiento profesional de sus organizaciones y 30% está insatisfecho con su salario.


En el caso de México, estos salarios son especialmente bajos. Según datos de OCCMundial, casi 60% de los puestos que se ofrecen a través de su plataforma, son de menos de 10 mil pesos. De éstos, 35% ofrecen 5 mil pesos o menos. Del resto, 21% corresponden a los salarios ofrecidos en el rango de 10 mil a 15 mil pesos; 8% a los de 15 mil entre 20 mil pesos y sólo 12% los que son de 20 mil pesos o más.

Falta de flexibilidad

Además de un salario castigado, por desgracia, para estos profesionales la flexibilidad no está presente en su día a día. La gran mayoría asegura que no tiene ningún acceso a opciones de trabajo flexible de ningún tipo.

“Este podría ser un medio para inspirar mayor lealtad entre los empleados, ya que las personas parecen desear con fervor hacer sus trabajos más flexibles”, sostiene este estudio. Ésta, de hecho, podría ser una oportunidad para los empleadores en cuestiones de retención de talento y compromiso de estos profesionales. 


Quizá relacionado con esta carencia de trabajo flexible, sólo menos de la mitad puede decir que su balance de vida y trabajo es bueno. Esto no es para nada raro. La flexibilidad es hoy uno de los aspectos más valorados en el mundo del trabajo, no sólo por los contadores sino en general por todos los profesionales.

Un estudio de ManpowerGroup titulado Trabajo, para mí. Comprendiendo la demanda de flexibilidad del candidato, señala que “la flexibilidad en el lugar de trabajo como política de gestión del talento ya no es una opción; es una práctica esencial que permite atraer y desarrollar talentos cualificados”.




Ver articulo completo