Buzo se “sumerge” en los escombros y salva vidas

Luis Fernando Amezcua viajó desde Mahuahual y participó en un rescate, en la Condesa

Luis Fernando Amezcua ha participado en rescates acuáticos. (Foto: Cortesía Luis Fernando Amezcua)

22/09/2017 20:24

|

Viridiana Ramírez




viridiana.ramirez@eluniversal.com.mx

Llegó 31 horas después de que el sismo derrumbara el edificio ubicado en la esquina de Ámsterdam y Londres, en la colonia Condesa. Su equipaje era un botiquín de primeros auxilios, cuerdas, mosquetones, arneses, un casco y tres mil pesos que sus amigos recaudaron, para que pudiera viajar a la CDMX.

Luis Fernando Amezcua dejó sus aletas y visor en Mahahual, Quintana Roo, con los que lleva a turistas a nadar entre los corales del Caribe mexicano. Es buzo de profesión, pero ahora, su trabajo era “sumergirse”, voluntariamente, entre los escombros y salvar la mayor cantidad de vidas posibles.

El viaje

La noche del 20 de septiembre, ayudó a cargar un trailer con ayuda para los damnificados de Morelos. A las dos de la mañana terminó su turno. Voluntarios le ofrecieron dulces, plátanos, atole y tortas para que cenara y recuperar fuerzas.

A las 10 de la mañana se reportó en el centro de acopio del Parque España. Al mostrar sus credenciales que lo avalan como rescatista y paramédico, por parte de Protección Civil, pudo llegar a la zona del derrumbe. Antes, en su brazo grabó con marcador negro su nombre y tipo de sangre.


Personal de la SEDENA, el grupo de bomberos de Cuatitlán y policías federales, metían micrófonos entre los escombros para detectar algún sobreviviente. Al poco tiempo, Luis Fernando ya estaba dentro de un hueco (donde apenas cabría un balón de futbol) arrastrándose pecho tierra en busca de dos cuerpos.

El primer cuerpo ya no tenía vida, el hombre lamentablemente falleció dentro de su auto. A pocos metros localizó a una chica. Inmediatamente, salió del boquete para gritar “¡Viva!”. La camilla del ERUM llegó hasta la mujer que Luis Fernando Amezcua, el buzo, pudo rescatar. El resto de la noche la pasó removiendo escombros.

Alma de héroe

Desde pequeño, Luis Fernando ha tenido el instinto de salvar vidas. Quizá su destino de héroe estuvo marcado desde que fue asignado como el enfermero en su grupo de Scouts. “Es algo nato lo que me impulsa a moverme y servir a mis prójimos”.


Ha pertenecido a grupos de rescate tanto en Veracruz, el estado que lo vio nacer, como en Quintana Roo, donde no solo practica buceo recreativo, sino también rescate acuático. Incluso, Luis tiene capacitación en espeleología y en emergencias radiológicas.

Hoy, viernes 22 de septiembre, Luis Fernando Amezcua sigue recorriendo los sitios de la CMDX donde hubo derrumbes, esperando que lo tomen en cuenta para rescatar vidas. Sin embargo, las autoridades dicen ya no requerir ayuda. Quizá, mañana podría regresar a Mahahual, donde los esperan su hija Fernanda, su perrita Yaax y su jardín de corales.




Ver articulo completo